ENTREVISTA A LA DISEÑADORA LYDIA DELGADO 2010

Visitar el Atelier que Lydia Delgado tiene en Barcelona, es como entrar en un mundo mágico donde la creatividad es el elemento principal, que da como resultado unos diseños exclusivos de líneas depuradas que reflejan fantasía, refinamiento y el espíritu libre que la caracterizan, todo ello consigue dar forma a las siluetas.



El mundo interior de Lydia Delgado es muy rico y estimulante, siempre fija su mirada en cosas interesantes, revisa los clásicos de la literatura, contempla fotografías, suele visitar a pintores cuyo trabajo le gusta, es una apasionada de los jarrones antiguos, revisa libros de otras épocas donde habían palacios y princesas, disfruta mezclándose con otras culturas y encuentra en el cine de Federico Fellini un universo lleno sugerencias, luego de forma intuitiva todo esto servirá de inspiración para sus creaciones “ahora estoy en un periodo que se llama el espacio intermedio en creatividad, cuando no se está en acción pero que el cerebro va asimilando todo lo cultivado, estoy inconscientemente digiriendo todo lo que me gusta, temas como la polifacética Georgina Rusell que me apasiona lo que está haciendo, o la película Fish Tank que es muy potente, y un libro muy enriquecedor, que acabo de terminar titulado Chesil Beach del autor Ian McEwan, todo esto me hace sentir bien, me hace como flirtear con la vida.”



El proceso de creación de la diseñadora es bastante auténtico, así nos lo describe “surge como del interior de una sensación, trazo unos dibujos, le incorporo el tejido, y lo voy manejando. Poco a poco no se sabe muy bien, va saliendo lo que llevo dentro, a veces una idea me lleva otra completamente diferente.”



En estos momento en el Atelier está la colección de verano, donde aparece con poderío la línea lencera, que nos cautiva por sus transparencias, y descubre el lado femenino más sexy, en contraste con los elegantes vestidos bañera en satén de seda entallados en la cintura, estilo Sissi Emperatriz, que son espectaculares.



El contacto con la realidad se lo da el tener una tienda y entender las necesidades de las mujeres y aunque la crisis que hay en el sector a ella no le ha afectado demasiado también tiene su particular visión “la crisis se está notando en todo, yo creo que es algo natural, porque hay demasiado producto en todos los sectores, demasiada ropa, vinos, móviles…hay demasiado de todo, no hay público para consumir tanto género, la gente habla de crecimiento, pero si no tenemos que crecer, si crecemos más estaremos peor, el planteamiento que ahora tienen las empresas que para ser rentables económicamente, esto se logra con sobreproducción, te hace pensar que todavía nos hace falta ir a peor, para que cambien las cosas.”

De entrada Lydia Delgado hace ropa motivada por un placer, ha creado un mundo paralelo a la realidad en el que vive y es feliz, que le permite poder trabajar al detalle y artísticamente, por eso las prendas están pensadas para que la mujer pueda sentir las fantasías que transmiten los vestidos, advertir el placer de los sueños en el mundo real, de esa forma, los vestidos de la diseñadora descubren a una mujer con idiosincrasia y singularidad “me gustaría potenciar la personalidad de las mujeres, que con mis vestidos las mujeres se sintieran libres y distintas. La cosa más bonita que me han dicho es “tu ropa convierte la persona en personaje.”



En Lydia Delgado la creatividad no tiene límites y abarca otros campos artísticos, creó los diseños más vanguardistas de la Caja Roja de bombones Nestlé, el postre más exclusivo inspirado en las máscaras antiguas del cinco estrellas Hotel Intercontinental de Madrid, un abanico para la Editorial Planeta, la colección de joyas para Suarez inspiradas en los lazos y en la artesanía de Fabergé, y la edición especial de la Coca-Cola Light celebrando su 25 aniversario, entre otras muchas cosas.



A partir de septiembre en el Atelier, se podrá ver la colección “Les Belles” otoño-invierno 2010-2011, cuyo repertorio se presentó en Cibeles Madrid Fashion Week, “Les Belles” representa que son dos amigas muy estilosas, mi hija Miranda y Gala Gonzalez envueltas en una atmósfera cosmopolita en un Club de New York, hay vestidos sirena, chaquetas inspiración Art Deco en tonos marrón y ceniza combinadas con faldas tubo, jerséis rematados con grandes lazos estilo Betty Boop con botones de flores dorados, abrigos negros con cremalleras y botones de flores, blusas de crêpe georgette, me encanta el efecto del calcetín para altísimas sandalias de tacón y los jerséis de lana con faldas de lentejuelas y encaje, la idea es mezclar el brillo y el mate para el día.”




LYDIA Y SU MUSA MIRANDA


Lydia Delgado y su hija, Miranda Makaroff, forman un tándem perfecto. Las dos se tienen devoción. Miranda es actriz y acaba de rodar “Agnosia” del Director Eugenio Mira, una película en la que hace de “criada mala” y donde comparte reparto con Eduardo Noriega, también ha trabajado para Cesc Gay en la película “En la ciudad” y con Ventura Pons. Aunque en el cine se está haciendo su sitio, en pocos años, se ha convertido en chica it, de la blogosfera e Ivan Rodic, uno de los fotógrafos que tienen más intuición para revelar rostros con personalidad, la ha descubierto.



Miranda es un ejemplo de “hija-de”, atípico, hubiese sido fácil seguir los pasos de su madre y apostar por el diseño de moda, pero ha preferido ser actriz. Ella persigue sus propios sueños y demuestra con fuerza todo el potencial que lleva dentro. “Nos queremos con locura, compartimos aficiones, mi madre me apoya en todo, ahora sé que es para lo que he nacido.”


Lydia Delgado




Texto y fotos: Alicia Miralpeix
Fotos de estudio,cedidas por: Lydia Delgado