LANGUEDOC-ROSELLÓN
NÎMES Y MONTPELLIER
DISEÑO, ARTE, MODA Y ARQUITECTURA

NÎMES

Os propongo una escapada al sur de Francia, concretamente a la región del Languedoc-Rosellón, para visitar la metrópoli de Nîmes, que está a tan solo tres horas de viaje desde Barcelona con el  tren AVE (La alta velocidad franco-española Renfe-SNCF en cooperación). Hallarás una urbe que te obligará a frenar y permanecer unos días  para descubrir su calidad de Ciudad de Arte e Historia.

Nîmes se convirtió en colonia bajo el imperio romano y fue cubierta de suntuosos monumentos, que son testigo de la importancia de la ciudad. La torre Magna, parte de la muralla romana , la Casa Cuadrada, templo que dominaba el foro de la cuidad antigua, el templo de Diana, las antiguas termas romanas, la puerta de Augusto y el circo por supuesto, son los testigos inmóviles de esta edad de oro. Ninguna otra ciudad francesa dispone de un patrimonio parecido.



Saludo del Emperador romano


En el siglo I a.C., el emperador Augusto (y, más tarde, sus sucesores) decidió que Nimes sería la ciudad que representaría a Roma en Francia: la convirtió en la capital de Galia y decidió cubrirla de arte y cultura.

Es el caso del anfiteatro romano “Arènes”, con una longitud de 133 m y una altura de 21 m, y donde se celebraban los juegos antiguos, transformado en fortaleza en la Edad Media y que 2000 años después continúa siendo el centro neurálgico de la ciudad, donde se celebran conciertos y óperas en verano y los famosos festejos taurinos en Pentecostés y en septiembre. 
En esas fechas, los aficionados se agolpan en las gradas de piedra para seguir las corridas de toros, pero en las calles de la ciudad son centenares de miles de personas las que acuden para disfrutar de estas fiestas, en un ambiente mitad español y mitad camargués totalmente atípico.



Anfiteatro de Nìmes



El templo romano Casa Cuadrada, es un edificio que ha resistido de manera admirable el paso del tiempo, ha sido empleado como sede del ayuntamiento, mansión particular, iglesia católica, sala de reuniones, almacén y tienda, museo local y, actualmente, sala de exposiciones. En cualquier caso, este uso continuado y diverso es el que ha permitido (paradojas de la vida y del arte) que tras algo más de dos mil años de existencia siga en pie y no sea una pura ruina, haciendo evidente el destino al que originariamente fue dedicado: un edificio del culto romano.




Casa Cuadrada, templo romano muy bien conservado


La gastronomía también tiene un peso específico en esta ciudad y el restaurante "Le Bistr'Au",  recientemente inaugurado por el Chef Jérôme Nutile y muy bien situado en un Mas totalmente restaurado, a algunos minutos del centro de la ciudad. Absolutamente recomendable.



Con el chef Jérôme Nutile


Nimes, si bien es celosa de su pasado, sabe también vivir el presente y a pesar de su rico patrimonio, la ciudad es terreno abonado para grandes nombres de la arquitectura que han construido en ella algunos edificios que han marcado toda una época, como los levantados por Jean Nouvel (Nemausus).


Nemausus, fue diseñado en 1987 por el arquitecto Jean Nouvel y recibió en el 2008 la etiqueta "Patrimonio del siglo XX". El inmueble consta de dos edificios paralelos, que enmarcan un patio bordeado de plátanos, cerca del centro de Nimes.

Estas dos naves de cemento y aluminio alzadas sobre pilotes, albergan 114 viviendas sociales, a las que distribuyen generosamente espacio y luz. Para dar a los apartamentos la mayor superficie posible, la circulación se ha trasladado al exterior. Cada vivienda se abre a las dos fachadas del edificio: de un lado, a un amplio corredor que recorre toda la planta y, del otro lado, a una terraza privada.



Nemausus construido por el arquitecto Jean Nouvel




Escultura que significa un cocodrilo, el escudo de armas de la ciudad


Carré d’Art, audaz edificación del británico Norman Foster construida en pleno centro de la ciudad para hacer un museo de artecontemporáneo en 1993, a semejanza de la antigua Maison Carrée, situada justo enfrente. 

La perspectiva entre el Anfiteatro y la estación acaba de ser brillantemente rehabilitada con juegos de luces, proporcionándole una armonía a estas diferentes arquitecturas que atraviesan veinte siglos. Una simbiosis de la ciudad con este diálogo perpetuo entre pasado y presente.




Carre d'Art construido por el arquitecto
Norman Foster



Comida en el Restaurante Terraza del Carré d'Art que 
ofrece una bella vista de los tejados de Nîmes. 
Con Virginie Guindos y las periodistas


Una visita al jardín de la Fontaine donde hay unas excelentes fuentes que tuvieron una cualificación sagrada desde la antigüedad prerromana. Eran fuentes del dios Nemausus, divinidad que acabó perdurando en el nombre de esta bella urbe. El jardín es de estilo francés, con abundante estatuaria, y un circuito monumental para el discurrir de las aguas. 




Jardín de la Fontaine


Restos de una biblioteca romana en el jardín de la Fontaine




El cocodrilo y una palmera, escudo de armas de la ciudad



En 1986, la ciudad de Nîmes confió al artista plástico Martial Raysse la tarea de reestructurar Place D'Assas poniendo de relieve el agua que corre de un extremo al otro entre dos cabezas humanas monumentales que representan a Nemausa, el manantial que dio nombre a Nimes, y Nemausus, el dios de dicho manantial.



Place d'Assas



Fuente en Place de 'Assas.



Puerta de Augusto



El escudo de armas de Nimes es un cocodrilo y una palmera, para entenderlo hay que remontarse a la época de Cleopatra. Poco antes de morir, Cleopatra, junto a su amado Marco Antonio, son derrotados por Octavio. Esta victoria concedió a Octavio la posibilidad de convertirse en el primer emperador de Roma.
En Nimes, una ciudad romana en aquellos tiempos, y en conmemoración de la victoria, se acuñó una moneda en la que aparece un cocodrilo encadenado a una palmera coronada por laures, en clara referencia a un Egipto derrotado y sometido.



Escudo de armas de Nimes.



Cena en el Restaurante L'Imprévu situado en el corazón de Nîmes


Los pantalones vaqueros son originarios de Nimes

A finales del Renacimiento, Nimes fue una ciudad industriosa que explota la lana producida en sus tierras interiores para confeccionar paños muy afamados. En el siglo XVII, los pañeros de Nimes empiezan a importar algodón de Egipto para fabricar una tela teñida de azul. Esta «tela de Nimes» tenía fama de ser muy resistente.  
En el Oeste americano en 1853 un joven inmigrante alemán llamado Lévi Strauss,  no tardaría en tener la idea de confeccionar con la famosa tela de Nimes,  petos y pantalones de trabajo.  Esta tela de Nimes tardó poco en convertirse en «denim», nombre que sigue llevando este tejido usado para confeccionar los «blue jeans».





MONTPELLIER

Montpellier no posee monumentos de la época romana y esto se explica por su tardío nacimiento. Fue creada en el siglo VIII, a 5 km de la costa, a causa de la amenaza de los ataques piratas. Sólo a partir del siglo X comenzará a cobrar importancia, convirtiéndose en un centro comercial importante. 

La ciudad va a desarrollarse en torno al comercio, atrayendo a peregrinos y a viajeros que darán a la ciudad su tradición cosmopolita. Esta actividad permite desarrollar un foco intelectual y que se cree la primera facultad de medicina del reino conocida donde estudiará Nostradamus.

La prosperidad de Montpellier va a ir creciendo durante más de de dos siglos, primero con la familia Guilhem, y después como posesión del reino de Aragón.



Estuve instalada en el fantástico "Le Grand Hôtel du Midi",
 totalmente restaurado, muy cétrico y con todas las comodidades. 


La visita empieza en La Panacée, lugar emblemático de la historia de la medicina en Montpellier, se ha convertido en un lugar de arte y de creación que sirve para entablar el diálogo entre diferentes disciplinas artísticas: artes visuales, escritura y arte digital. Además de lugar de exposiciones, también es un lugar de encuetro donde los artistas, el público y los estudiantes alojados en la residencia universitaria de La Panacée cohabitarán e intercambiarán sus experiencias. El centre de recursos, el bar-restaurante y el patio-jardín del lugar están abiertos y accesibles al público.


El Café es el centro neurálgico de La Panacée.


El Museo Fabre, uno de los museos más bonitos de las Bellas Artes de Francia, con una de las colecciones de obras de arte más importantes de Europa. Alberga obras europeas desde el Renacimiento hasta nuestros días y posee un ala completamente dedicada al artista contemporáneo Pierre Soulages.


El arte de Zurbaran en el Museo Fabre





Museo Fabre


La gastronomía es uno de los puntos fuertes de Montpellier donde podemos hallar restaurantes en los que degustar muy buena comida. Cerca del Museo Fabre, se encuentra "Chez Boris Esplanade", está especializado en carne de buey de Aubrac. La cría de esta raza tiene que respetar un pliego de condiciones muy estricto (modo de cría, alimentación …). Gracias a este método de cría tradicional, la carne es tierna y de sabor inimitable.


Chez Boris Esplanade


Montpellier es una ciudad caracterizada por una gran diversidad arquitectónica. Del casco viejo lleno de encanto, con una de las zonas peatonales más grandes de Francia, al nuevo barrio de Antigone, con su arquitectura moderna, la ciudad constituye una mezcla sutil entre el patrimonio histórico y el urbanismo contemporáneo.

La zona de Antigone se comenzó a edificar en 1977 y no se dio por finalizado el proyecto hasta el año 2000. Es un barrio muy singular y agradable, con aires grecoromanos, con estatuas y fuentes que hacen referencia a la mitología. Es obra del gran arquitecto catalán Ricardo Bofill.


Antigone


El turno del Montpellier contemporáneo y del diseño. En la continuidad de Antigone, las orillas del Lez, Port Marianne y su figura de proa: el ayuntamiento, inmensa pieza urbana. ¿Puntos comunes entre todos estos nuevos barrios? Una arquitectura contemporánea firmada por los mayores arquitectos del momento Jean Nouvel, en un escaparate de naturaleza propicio para los paseos y el descanso. 

Hôtel de ville creado por Jean Nouvel, símbolo de la prolongación del centro de la ciudad hacia el este, este nuevo barrio marca el nacimiento del primer proyecto urbano del siglo XXI, concebido como el edificio más emblemático de la ciudad portuaria.





Hôtel de ville




El ayuntamiento es un enorme cubo



Le Nuagede Starck, en pleno corazón del barrio contemporáneo Port Marianne, al lado del espejo de agua, en frente RBCDesign Center bosquejado por Jean Nouvel. El diseñador Starck firma un nuevo concepto de centro de deporte y bienestar, entre el club tradicional y el club urbano. Un pueblo deportivo, con tiendas, restaurantes, piscinas, fitness, todo esto en un edificio vestido-cubierto de cojines gigantes tapizados para un efecto nube.



Le Nuage de Starck



En la misma zona hay edificios con mucho encanto



Montpellier cuenta con innumerables restaurantes repartidos en el casco antiguo.En el restaurante Le Duo disfrutamos de buenos vinos, y de cocina auténtica realizada con productos de mercado y especialidades de la región.



Restaurante Le Duo



Arc de Triomphe fue construido a finales del siglo XVII. El administrador del Rey decidió construir dicho Arco de Triunfo, imitación de las puertas parisinas, en honor de Luis XIV. Está construido en lugar de una de las puertas de la antigua muralla.



Arco de Triunfo


Montpellier me pareció una ciudad hermosa y llena de vida, pasear por su centro histórico, detenerse en sus plazas y pequeñas calles, y visitar mercados, tiendas...


Callejear por el centro histórico...



Con Jean Jaures el padre del socialismo


El último día en Francia hice un rastreo fugaz de looks "street style" y este fue el resultado. Mi conclusión es que los franceses tienen una manera de vestirse que parecen mundanos sin proponérselo ni hacerlo sobreactuado.


Looks street style en Montpellier



Texto y fotos: Alicia Miralpeix

Web oficial de Sud France http://www.destinationsuddefrance.com/